El paseo de la Fuente del Llano se encuentra en la Plaza de España. Debe su nombre a la fuente actualmente soterrada, que en su origen estaba cubierta por un templete y a la que se accedía mediante cuatro escalinatas de mármol.

Si el castillo marca el norte del núcleo úrbano, en esa zona se encontraba la llamada Pared de Robacastilla, teniendo en cuenta que no existía la plaza como tal, sino que la villa llegaba hasta la actual Calle Zafra.
Junto a esta pared parece ser que hubo un encuentro entre el rey Alfonso XI y el Infante Alfonso de la Cerda, donde este último rindió vasallaje al rey y renunció a sus derechos sobre la Corona de Castilla. Al sur se sitúa el edificio que albergó el Antiguo Hospital de los Franciscanos del siglo XVI. En él se prestaba atención sanitaria y cuidados.

La plaza está conformada por casas solariegas que comenzaron a construirse a partir del siglo XVI. Destaca al Este la Casa de la familia Garlandi, cuya fachada recuerda al torreón de una fortaleza. La fachada está realizada con materiales reutilizados. Dos gárgolas coronan el edificio. A su izquierda tenemos otra casa que incorpora elementos neo mudéjares.

Vista desde el Paseo de la Fuente Llano

Vista desde el Paseo de la Fuente Llano.


Plaza del Altozano

Casa de la familia Garlandi.

En numerosas casas están presentes los blasones o escudos, que quedan insertos en sus fachadas y representan la nobleza de las familias.

Esta plaza experimenta su mayor expansión con la llegada de personas procedentes del Valle de Cameros; los cameranos llegaron a ocupar los cargos más importantes de la Administración y también desarrollaron el comercio en esta zona e influyeron en los hábitos, costumbres y mentalidad de los habitantes.

En cuanto a la peculiar farola que ocupa el centro del paseo, inicialmente se ubicaba en Sevilla, y fue donada a finales del siglo XIX al pueblo de Burguillos del Cerro. En este paseo tiene lugar el Paso de la Buena Mujer la noche del Jueves Santo.

Neo mudéjar

Paseo de la Fuente Llano.


Para seguir nuestra ruta, dirigimos la mirada a lo alto del cerro que da nombre a la localidad. Allí se observa el monumento más característico e imponente: el castillo, emplazado en un paraje de singular belleza, que domina todo el territorio de alrededor. Esta fortaleza desempeñó un papel importante en la historia y tuvo especial relevancia en la configuración del núcleo medieval de la villa de Burguillos.

En la ladera del mismo cerro, al borde del casco histórico, se sitúa la Antigua Iglesia de Santa María de la Encina, cuyos orígenes posiblemente se remonten a finales del siglo XIV. Actualmente acoge el Centro de Interpretación de la Arquitectura Popular Extremeña, una exposición que aborda los materiales y estilos predominantes en la construcción de las viviendas tradicionales en toda la geografía extremeña. También se observa la torre de la Parroquia de Santa María de la Encina y San Juan Bautista.

Neo mudéjar

Panorámica del Paseo de la Fuente Llano.