El castillo es el símbolo de la localidad, y ha observado desde su construcción el paso de diferentes pueblos y culturas por el territorio. Se halla situado en la parte más alta del cerro al norte del casco urbano de Burguillos.

A lo largo de su historia, ha vivido distintas etapas constructivas. Existen indicios que nos permiten creer que se fundó durante la dominación musulmana, ya que aún se conservan restos originales de sus construcciones. Este hecho se puede observar tanto en la estructura como en los materiales utilizados.

Durante la segunda mitad del siglo XII y primera del XIII, con las continuas incursiones de los cristianos, la inseguridad era habitual para los habitantes de las pequeñas aldeas que entonces poblaban el término. Esto les obligó a construir un baluarte en la parte más alta del cerro y colocar sus viviendas en la falda del mismo para estar acogidos bajo su protección.

El castillo experimenta distintas modificaciones y ampliaciones durante la ocupación templaria y, posteriormente, por los señoríos.

Vista aérea del castillo

Vista aérea del castillo.


Acceso a la fortaleza y matacán

Acceso a la fortaleza, escudo de armas y matacán.


Está construido, en su mayor parte, en fábrica de mampostería con refuerzos de sillares en los ángulos. Tiene una estructura almenada apiramidada y se conservan saeteras en sus torres y lienzos de muralla.

El conjunto tiene forma de polígono irregular con un doble recinto amurallado. La muralla del exterior es almenada, de escasa altura y parcialmente conservada. El recinto interior tiene cuatro torres principales, dos redondas en sus ángulos occidentales y dos con forma prismática en los orientales. Además, hay otras dos ubicadas en mitad de los muros norte y este.

La entrada al castillo se efectúa a través de una puerta de granito, con arco ligeramente apuntado, sobre la que luce el escudo de la Casa de Béjar. La puerta está coronada por un matacán, que tenía una finalidad defensiva. Se conservan sus cuatro grandes ménsulas y la parte inferior del pretil. Destaca el escudo por su singularidad entre los existentes de la Casa de Béjar, ya que la banda característica de esta heráldica está adornada en sus extremos por cabezas de dragantes, símbolo propio del Reino de Castilla.

El patio de armas estaba formado por espacios habitacionales, de los que hoy se pueden observar algunos restos del adoquinado del suelo y de los muros y accesos a las distintas estancias. También vemos incrustados en el muro occidental restos del arranque de la cubierta de estos espacios.

Se conservan, además, dos aljibes que eran utilizados para abastecer de agua a los ocupantes del castillo.

El muro norte fue restaurado a finales del siglo XX con ladrillo visto. Se trata de una solución técnica que pretende consolidar las torres que comunica y evitar un mayor deterioro.

Muro norte del castillo

Muro norte del castillo.


Destaca del conjunto su voluminosa torre del Homenaje, conocida como Torre Parda.

Está formada por un cuerpo superior retranqueado, raramente visto en Extremadura, y un cuerpo inferior más voluminoso, de cuya parte superior sobresale un gran matacán que protege la puerta de acceso. Este hecho podría indicar que con anterioridad al cerramiento de la fortaleza ésta fuera su entrada principal.
Al entrar en la torre encontramos una primera sala con dos cúpulas separadas mediante un arco. Tiene cuatro saeteras abocinadas bajo amplios arcos de piedra. Las saeteras se utilizaban para repeler el ataque de los invasores.
En el acceso a la primera planta, observamos la disposición escalonada de la cubierta de las escaleras que ascienden embutidas en el muro, a base de arcos o pequeños cañones de ladrillo sobre muros de piedra.
Encontramos una segunda sala, de características similares a la inferior, con las dos cúpulas y el arco que las separa. A diferencia de la anterior, cuenta en lo alto de los muros con dos ventanas y un ojo de buey, que servían para iluminar las estancias.
Desde aquí se accede al matacán que preside la entrada a la torre, con un importante desnivel con respecto al resto de la planta, ya que se encuentra en el cuerpo inferior de la torre, mientras que las ventanas y ojo de buey pertenecen al cuerpo superior.
A través de la escalera se accede a otras dos torres. La primera es posiblemente la más antigua del castillo, ya que está realizada con materiales diferentes al resto de la construcción. Esta torre formaría parte de la primitiva construcción defensiva musulmana. Presenta una planta cuadrada, conterraza almenada, ligeramente elevada sobre el adarve o camino de ronda. Este camino es una estructura por la que circulaban los centinelas encargados de la vigilancia del castillo. Esta torre es conocida popularmente como “la azotea”.

La siguiente es de planta circular y eminentemente defensiva. Se sitúa en la esquina noroeste de la fortaleza y en ella destacan las troneras de palo y orbe, que eran utilizadas para una defensa simultánea con saetas y arcabuces, lo que nos sitúa en una época en la que ya había armas de fuego.

Torre del Homenaje

Torre del Homenaje.


Sala superior de la torre del homenaje

Sala superior de la torre del homenaje.


Como culminación de la Torre del Homenaje, ascendemos por la escalera saliendo a su propio adarve que la rodea completamente. En su lado oeste encontramos otra escalera que conduce a la terraza donde se puede disfrutar de una espectacular vista de la zona.

En la muralla que conecta la Torre del Homenaje con la siguiente torre cuadrada, encontramos un foso y a continuación un pequeño torreón que principalmente serviría de refuerzo para el muro y también como punto de vigilancia.

Esta torre de planta cuadrada, conserva las arcadas con una única ventana también rematada con un arco ojival. A través de una escalera se puede acceder a la parte superior.

A su vez, ésta se conecta a través del camino de ronda con una torre de planta semicircular. En el centro de esteadarve se encuentra el matacán que observábamos desde la entrada al castillo. El camino de ronda continúa hasta latorre, a la que accedíamos desde la Torre del Homenaje.

Para entender mejor las características de esta fortaleza debemos recorrer su perímetro, donde encontramos los restos de la muralla exterior y además podremos observar con mayor detalle las formas de las torres y sus distintos materiales de construcción.

Existen documentos en el Archivo Histórico Nacional de los años 1407 y 1531 que hacen referencia a inventarios de armas y útiles que se encontraban en el castillo, como lanzas, escudos, yelmos, ballestas y tinajas con pólvora.

En el archivo municipal se conservan ordenanzas de la época del señorío de la Casa de Béjar que versan sobre diversos temas que reflejaban la vida del castillo, como la toma de posesión de los Alcaides o los turnos de guardia de los centinelas.

En torno al castillo existen dos leyendas. Una cuenta que en alguna parte de la fortaleza hay oculto un becerrito de oro. La otra dice, que existe un túnel secreto que comunica el Castillo con el cerro de Guruviejo, emplazamiento situado al oeste del término municipal donde existió un castillo en la antigüedad.

La última batalla que tuvo lugar en el castillo de Burguillos de la que hay constancia fue durante la Guerra de la Independencia, el 30 de junio de 1810. En esta contienda, un destacamento del ejército francés bajo las órdenes del mariscal Soult atacó a la población desde el "cabecito blanco", que se encuentra al este y próximo al castillo. La población consiguió frenar la invasión y salir victoriosos.

Camino de Ronda hacia torreón y

Camino de Ronda hacia torreón y "la azotea".