La gastronomía de Burguillos del Cerro se basa en el aprovechamiento de los recursos agrícolas y ganaderos y de los productos silvestres que ofrece el territorio.

En la actualidad, se mantienen las recetas tradicionales de los pastores y campesinos burguillanos, al igual que la cocina más cuidada que se elaboraba por las órdenes religiosas en los conventos y monasterios.

Garbanzos, patatas, frutas como el higo o verduras de temporada, cultivadas en huertos locales son ingredientes habituales en nuesta gastronomía. Destaca el gazpacho que ha conservado su receta tradicional hasta la actualidad; así como la sopa de tomate o el pisto.

Los productos ganaderos se obtienen del cerdo principalmente, aunque también tienen especial importancia el ganado vacuno, ovino y caprino que pastan en estos terrenos.

Migas extremeñas

Migas extremeñas.


Cocido extremeño

Cocido extremeño.

En la localidad se mantiene la tradición de realizar matanzas domiciliarias.

Surgieron con la necesidad de proveer de carne a la familias del medio rural durante el año y llegaron a convertirse en todo un acontecimiento social entre familiares y allegados.

El producto final de las matanzas es la chacina extremeña: jamón, chorizo, salchichón, morcilla, etc, que se pueden encontrar en distintos establecimientos de la localidad.

Cuando se combinan los anteriores alimentos se obtienen platos como el cocido extremeño, compuesto por garbanzos y chacina principalmente, o las patatas con revoltillos y morcilla lustre, además de las migas extremeñas.

Son típicas también las aceitunas "machás" y "rallás" debido a la abundancia de olivares en el término. Burguillos también es una zona rica en setas como los gurumelos, boletus, champiñones o setas de chopos.


Los platos más destacados en la gastronomía burguillana son los elaborados con espárragos silvestres, que se pueden encontrar en diferentes establecimientos de la localidad.

Esta es una zona donde crecen con mucha facilidad. Tradicionalmente los "esparragueros" recolectan y venden su producto.
Existe una cooperativa que canaliza la mayor parte de la compra-venta del espárrago de la localidad. La Feria del Espárrago se celebra en primavera, y alterna actividades de carácter empresarial con otras de ocio y tiempo libre, con la finalidad de promocionar el espárrago burguillano.

También se pueden degustar dulces caseros como las perrunillas, las estrellitas, los gañotes, prestines o los bollos de chicharrones. En festividades especiales, cómo Semana Santa, es típico en el municipio el repeñico con matalahúva.

Revuelto de espárragos trigueros

Revuelto de espárragos trigueros.