Al bajar el camino desde la puerta Oeste de San Juan, y en las proximidades de la carretera de Salvatierra, encontramos un bello paraje en el que destaca el puente de piedra situado sobre la rivera de San Lázaro.

La rivera de San Lázaro, también conocida como "Rivera de la lavandera", era el lugar donde las mujeres acudían a lavar prendas. Aguas arriba se encuentra el "Charco Pelambre", parece ser que toma su nombre de un barrio que siglos pasados tuvo la población con ese mismo nombre, donde se situaba el gremio los peleteros.

Puente de San Lázaro

Puente de San Lázaro.


Pilar de la Fuente Nueva

Pilar de la Fuente Nueva.

El Puente tiene tres arcos de medio punto, los laterales son más pequeños, mientras que el central es el más grande, coincidiendo con el punto de mayor caudal de la rivera. Esta disposición genera un perfíl a dos vertientes llamado “lomo de asno”, una forma característica que se da a los puentes desde la Edad Media. También tiene dos tajamares adosados de planta angular y apuntados en la parte superior, que facilitan el tránsito del agua.

A principios del siglo XX hubo una tormenta que dañó el puente. Sigue siendo una sorpresa visual de primer orden para quien se topa con él, y aún más cuando se encuentra en un bello paraje natural.
Próximo al Puente está el Pilar de la Fuente Nueva, que fue construido en 1884.