Nos encontramos en el contadero de reses, utilizado para contar el ganado que pasaba y así cobrar el impuesto de portazgo, por el paso del ganado. El contadero de reses viene marcado por un estrechamiento intencionado del camino que va desde el Convento de San Francisco hasta el crucero de la carretera EX-112. Este contadero se vio alterado en el primer cuarto del siglo XX con el trazado de la línea férrea, realizándose un puente que permitía a la vez el paso del ferrocarril y el tránsito de personas y animales por el camino.

Este camino forma parte de la Cañada Real.
La Cañada Real es una vía pecuaria que desde sus orígenes fue concebida para la trashumancia en España, decretada por Alfonso X El Sabio en 1273.
Este decreto perseguía la regulación, ordenación y protección de ciertos caminos que por su importancia, uso o ubicación merecían ser preservados.

Su finalidad era el traslado o “paso” del ganado (caprino, ovino y bovino) desde las tierras del norte al sur de España, y viceversa, dependiendo de la época del año. También se arrendaban los pastos de esta cañada a los ganaderos trashumantes para abastecer al ganado.

Contadero de reses

Contadero de reses.


Cañada Real

Cañada Real.

Según la importancia y el ancho, las vías se clasifican en cañadas, cordeles y veredas. Las cañadas atraviesan varias provincias. Su anchura es de 90 varas, que equivale a unos 75 m aproximadamente.
Los cordeles comunican una provincia con otra vecina, y son ramificaciones de las cañadas. Con una anchura de 45 varas correspondiente a unos 37,5 m. Las veredas conectan varias comarcas de una misma provincia. Con un ancho de 25 varas o 20 m.

En estos caminos existen otros lugares para el descanso, tanto para el ganado como para los ganaderos; los abrevaderos, descansaderos y majadas.
Estas vías, públicas, dan prioridad al tránsito ganadero y están protegidas porque son grandes fuentes biológicas en las que crecen diversos tipos de vegetación, y son el hábitat de diferentes especies animales.
Además, encontramos hornos de ladrillo y de cal a lo largo de la Cañada Real a su paso por Burguillos del Cerro.

Estas vías nos permiten la posibilidad de realizar actividades lúdicas, formativas, culturales y deportivas.
Tienen otros usos complementarios de carácter agrícola que propicia un desarrollo sostenible, el respeto al medio ambiente, al paisaje y al patrimonio natural y cultural.
Esta vía se adentra en Burguillos y comunica con las poblaciones de Atalaya y Jerez de los Caballeros, es la conocida como Leonesa Occidental.